lunes, 27 de agosto de 2007

"EN LA CARCEL NO SABES DONDE ESTAS PARADO"

ENTREVISTA PUBLICADA EN LA REVISTA FOX SPORTS EN MAYO DE 2006


EL 28 DE ABRIL RECUPERO LA LIBERTAD. PERO, DURANTE EL ULTIMO AÑO, CARLOS RANDAZZO ESTUVO DETENIDO EN UNA PRISION DE NEUQUEN, ACUSADO DE TRAFICO DE ESTUPEFACIENTES. EL EX GOLEADOR DE BOCA Y RIVER CONFIESA SU RELACION CON LAS DROGAS, MARADONA Y COPPOLA.


El 29 de abril de 2005, durante un operativo de la Policía Federal en San Martín de los Andes -provincia de Neuquén-, Carlos Damián Randazzo, aquel centrodelantero que había jugado en Boca, River y la Selección Argentina, fue detenido. Junto a él estaban su ex pareja, Claudia Sandor, y su hija Matilda, de seis meses de edad. Le secuestraron dos kilos de marihuana, veinte mil pesos y cinco mil dólares, que estaban ocultos en el vehículo del ex jugador. Fueron momentos de desesperación y desconcierto. Hoy, horas después de haber sido liberado, la cara de Randazzo muestra las huellas de noches enteras de insomnio.
-¿Qué fue lo más duro de la cárcel?
-Yo estaba en un pabellón de buena conducta, y los que estábamos ahí queríamos vivir bien hasta el día de la salida. De todas maneras, siempre fui feliz. Incluso en la cárcel. Lo más difícil es que no sabés dónde estas parado cuando no tenés condena. Yo me comí un garrón en el ‘93, cuando estuve 11 meses en cana, acusado injustamente de homicidio. Pero no tengo cuentas pendientes y sólo quería recuperar la libertad para disfrutar de mis hijos.
-Ahora que saliste, ¿a qué te vas a dedicar?
-Tengo algunos proyectos. Jamás hice algo que no me gusta: tengo suerte y siempre me surgen oportunidades. En Villa La Angostura, por ejemplo, puse un gimnasio y fui personal trainer. También hice desmontes con un aserradero portátil, y me fue muy bien. Antes de caer preso, estuve en España ofreciendo artesanías. Es un país en el que tengo las puertas abiertas porque uno de mis hijos, Gady, está allá.
-¿En Europa?
-Sí, vive en Ibiza con la madre. Tiene 15 años y quiere ser futbolista profesional. Tiene el estilo de Fernando Gago. Por suerte es muy sano. Allá hay de todo, pero él no fuma, no toma alcohol y no consume drogas. Una vez me preguntó qué era más importante, si el estudio o el deporte. ‘Ni lo dudes, dedicate al deporte’, le dije. Pueden decir que estoy loco, pero con mis hijos hablé sobre las drogas y les expliqué lo que eran porque no quiero que consuman. Si lo hacen, no será porque no les avisé nada. Y esto lo digo por experiencia propia.
Carlos Randazzo asegura que en su época de futbolista era normal doparse para jugar, pero no da nombres (“A mí me inyectaban unas jeringas enormes en las venas...”). Cuenta su experiencia con las drogas sociales y pide que alguien haga algo, aunque defiende la legalización de la marihuana con argumentos... increíbles.
-Fumo porro desde chiquito y pienso que no es malo.
-¿Cómo que no?
-No, resulta más sano que tomarse tres botellas de whisky. ¿Por qué el tabaco es legal y la marihuana no? Si los países más avanzados del mundo la legalizan, ¿por qué nosotros no?
-¿Y la cocaína?
-Es otra historia. No hay que probarla jamás. Si la tocás, no salís más. Te arruina, te encierra y te deja tarado. A mí me rescató haber estado once meses en Caseros. Ahí no podía consumir. Hoy, sé que no tengo que tomar porque, si me doy un saque, me pongo mal. Es como tener hepatitis y saber que no podés comer huevo frito.
-¿Cuándo la probaste por primera vez?
-En una gira por Francia, con Boca en el ‘82. Tenía 23 años y estaba con un par de jugadores. Tomamos y nos fuimos toda la noche al barrio Pigalle. Cuando volví a Buenos Aires, lo primero que hice fue buscarla.
La Unidad 11 está ubicada detrás de la ex Zanón, hoy llamada Fasinpat (Fábrica sin patrones). Randazzo estuvo alojado en un pabellón evangélico, junto a otros catorce presos de buena conducta. El lugar es realmente modelo y está muy lejos de las cárceles que se muestran por televisión. Ahí no había lugar para el estilo tumbero. Todo estaba prolijamente pintado, las paredes no tenían inscripciones y el piso de cerámica estaba impecable. Había un televisor en la cocina y otro en la celda que Randazzo tenía con dos internos. Sólo las rejas recordaban que se trataba de una penitenciaría.
-¿Quiénes estuvieron cerca tuyo?
-Estaba a 1.200 kilómetros y era muy difícil ir. Mis hijos y sus madres iban seguido. También me visitaba mi mejor amigo, que vive en Villa La Angostura. Con mis hijos y con mi hermana hablaba todos los días. Y tenía contacto con Mónica Guido, que fue mi pareja durante dos años.
-¿Tenés relación con Maradona?
-Lo quiero mucho porque siempre se portó muy bien conmigo. Cuando estuve preso en Caseros, en 1993, él estaba en Europa y cada vez que venía a Buenos Aires me visitaba. Me pone bien que haya zafado. Es la única persona que conozco que puso de rodillas a la cocaína. La última vez que lo vi fue en Cuba, unos días después del atentado a las Torres Gemelas. No aguanté ni una semana. Al tercer día, salí de la casa y vi a un hombre de plateado arriba de una palmera, ja. Le conté a Diego y me vio tan mal que me mandó a dormir. ‘Carly, estás muy mal vos. Andá a dormir que el de plateado es amigo mío, yo lo dejé pasar’. Estaba como loco y alerté a toda la gente de seguridad. Hice un desastre.
-¿Y con Guillermo Cóppola?
-Somos como hermanos. Me llamó seguido para ver cómo estaba y me mandaba tarjetas telefónicas. Vivi tres años con él, cuando recién empezaba a representar jugadores, y se desesperaba para que yo parara. Pero no me podía controlar.
-¿Cómo se lo presentás a Maradona?
-Cuando Diego se peleó con Jorge Cyterszpiler, le dije que conocía a la persona indicada para que lo acompañase. ‘Ustedes dos juntos van a hacer un desastre’, le dije. Fue como hacerle gancho a una pareja.
Carlos Damián Randazzo se mueve con sus códigos. Cuenta su verdad, pero no la de otros. Más allá de lo polémico de sus opiniones, no acusa ni reniega de nada. “Me hago cargo de lo mío sin mandar en cana a nadie”, asegura. Y el sueño siempre es el mismo: volver a empezar.





MESES 11
Estuvo detenido Randazzo en Caseros, en 1993. Maradona lo iba a visitar periódicamente.

>> Expediente
NOMBRE COMPLETO
Carlos Damián Randazzo
FECHA DE NACIMIENTO
5 de junio de 1959, en Dock Sud.
TRAYECTORIA COMO JUGADOR
Boca, Argentinos Juniors, River, Racing, Guaraní
Antonio Franco, Defensa y Justicia, Barracas Central y la Selección Nacional.
JUDICIALES
-El 2 de abril de 1985 fue detenido, junto a otras tres personas, porque lo encontraron con marihuana.
-En 1993 estuvo once meses preso en Caseros, acusado del homicidio del empresario Virgilio
Escobar, hecho del que quedó absuelto.
-Estuvo detenido desde el 29 de abril de 2005 acusado de tenencia de estupefacientes, un delito que prevé penas de cinco a quince años. Tras el juicio oral, salió en libertad el 28 de abril pasado.



4 comentarios:

PABLO ARO GERALDES dijo...

¡Tremenda nota! Estas son las entrevistas que valen la pena ser leidas...
Felicitaciones

EDUARDO ALBERTO MARTINS dijo...

Gracias Pablo!! Un orgullo tenerte como lector. Fuerte abrazo.

Paulo Rapela dijo...

Carly es un fenomeno de tipo, un padrazo de sus hijos, lo conozco porque mi ex novia es la hermana de la actual esposa, hoy Gady juega en la primera de chicago, un pibe sanisimo que vive para entrenar y Carly para su familia, coincido con vos, tiene codigos el tipo y zafo de todo, porque tiene fuerza y una familia hermosa que lo acompaña.

EDUARDO ALBERTO MARTINS dijo...

Paulo, muchas gracias por visitar el blog y comentar la entrevista.
Tengo un gran recuerdo de este encuentro con Randazzo. Vi un hombre con una gran entereza para soportar el encierro, apreciado y respetado por los otros internos. Con una lucidez admirable para hablar con fundamentos, por ejemplo, de la legalización de la marihuana y de lo terrible de la cocaína. Me alegra saber que se encuentra muy bien. Saludos.